Glaciar San Rafael

Imponente. Majestuosa. Así es la Laguna San Rafael, un magnífico escenario natural que ofrece uno de los paisajes más hermosos de Chile y del mundo.

La Laguna San Rafael es una experiencia singular, una travesía por los fiordos australes a bordo del catamaran PATAGONIA EXPRESS, al encuentro de la Laguna y el Ventisquero San Rafael. 

Esta travesía comienza muy temprano desde Puyuhuapi, cuando en el embarcadero del lodge se aborda el Patagonia Express, para navegar durante aproximadamente 7 horas por los canales patagonicos e islas de diferentes tamaños.

Al llegar a la Laguna San Rafael y a bordo de botes zodiac, se disfruta la increíble experiencia de navegar acercándose a los témpanos de hielo que flotan en libertad y de regreso en el catamarán se bebe un whisky con hielos milenarios recién extraídos de la laguna.

El ventisquero San Rafael forma parte de las 1.742.000 hectáreas que conforman el Parque Nacional Laguna San Rafael y en 1979 fue declarado Reserva Mundial de la Biosfera por la Unesco. Está ubicada 600 km al sur de Puerto Montt, en el extremo sur del canal Moraleda, a los pies del Campo de Hielo Norte y en ella desemboca el gigantesco Glaciar San Rafael, cuyos hielos tienen más de 300 mil años y se originan en el Nevado San Valentín, en el Campo de Hielo Norte, de la Cordillera de Los Andes.

La laguna San Rafael, que en la actualidad mide aproximadamente 16 km de largo por 1 de ancho, fue descrita por primera vez hace sólo 300 años, por el navegante español Antonio de Vea. En ese entonces el glaciar no alcanzaba a llegar a orillas de la laguna. Era necesario desembarcar y caminar por el valle para tocar el frente de hielo. En 1873, el comandante Enrique Simpson constató que la masa glaciar ocupaba casi tres cuartas partes de la laguna. En apenas 200 años, el frente del glaciar había avanzado más de 10 kilómetros. No obstante, pronto éste inició una veloz retirada y en 1950 la masa de hielo apenas penetraba un par de kilómetros en la laguna. Retrocediendo a una velocidad de 150 a 200 metros anuales, en 1982 el frente del glaciar ya había comenzado a replegarse hacia el valle. Pero la lengua glaciar no sólo ha retrocedido, sino además ha perdido parte de su espesor.

Es importante destacar que el rápido retroceso de este glaciar, más que a una variación de ciclo climático, corresponde a uno de los efectos del calentamiento global del planeta, debido a la contaminación atmosférica y a la destrucción de los bosques y selvas que regulan el clima de la tierra. Sin duda, este hecho constituye una señal de alerta sobre el efecto destructor del hombre.

Al acercarse a la gran pared de hielo, el escenario se vuelve cada vez más sobrecogedor. Cada desprendimiento desde el glaciar produce un estruendo y un espectáculo impresionante es el surgimiento de enormes masas de hielo provenientes de la base del glaciar, gigantescos bloques que alcanzan el tamaño de un edificio. 

De Interés

¿Donde nos encontramos?