Puerto Puyuhuapi

Puerto Puyuhuapi se encuentra a 20 minutos del Parque Nacional Queulat (Ventisquero Colgante). Como habitualmente ha sucedido en las tierras australes de Chile, la historia de este pueblo se escribió con perseverancia y tesón.

El poblado de Puyuhuapi nació en enero de 1935, cuando 2 jóvenes alemanes, Otto Uebel y Karl Ludwig, llegaron en busca de tierras para inmigrar con sus familias desde Alemania, motivados por el espíritu de aventura y el temor a una guerra en Europa. La política de colonización de Chile, con el fin de ejercer soberanía en las vastas tierras despobladas de la Patagonia, regalaba tierras a quienes las hacían habitables y productivas. Previamente habían sostenido conversaciones en Suiza con el geógrafo alemán Hans Steffen, quien había sido contratado por el gobierno chileno como perito para dirimir la línea de frontera con argentina en la región de la Patagonia y que había explorado la región de Aysen durante 10 años, en la década de 1890.

En 1934 los 2 jóvenes llegaron a Chile y contactaron al agrónomo Juan Augusto Grosse, quien había integrado una de las primeras expediciones a la Patagonia Occidental y junto a él partieron en busca de tierras adecuadas para colonizar en Aysén.

Eligieron el final del Fiordo Puyuhuapi y con la ayuda de algunos hombres venidos de Chiloé, comenzaron a levantar las primeras construcciones e iniciaron la compleja tarea de ganar tierras fértiles a la selva virgen, a través del sistema de roce, para iniciar las labores agrícolas. Luego llegaron Walter Hopperdietzel y Ernesto Ludwig. Con fronteras naturales como la selva y el mar, sólo podían llegar a otros lugares por vía marítima o abriéndose paso por la selva con hacha, machete o cuchillo. Pero a pesar de las dificultades, Puyuhuapi fue progresando, logró ser declarado villa, con lo cual su abastecimiento mejoró, y fue atrayendo a más colonos alemanes, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial y más hombres que venían desde Chiloé en busca de trabajo.

En 1945, el ingeniero textil Walter Hopperdietzel fundó la fábrica de alfombras para dar trabajo a las mujeres que acompañaron a los trabajadores que llegaron desde la Isla de Chiloé y ésta fue hasta hace unos pocos años atrás una de las principales fuentes de trabajo de Puyuhuapi. Con increíble destreza, sentadas frente a grandes telares artesanales, las mujeres del pueblo van tejiendo nudo a nudo coloridas alfombras de gran calidad, ampliamente conocidas en Chile, hechas con lana 100% pura de ovejas. Hoy en día, aún es posible encargar alfombras a pedido, las que son enviadas a todo el mundo.

Puerto Puyuhuapi tiene aproximadamente 500 habitantes y continúa desarrollándose, con pobladores que trabajan en labores agrícolas, turismo, en la pesca y pisciculturas de la zona.

De Interés

¿Donde nos encontramos?